Contacto  |  

Sitemap  |  

Cookies & Protección de Datos  |  

Usted está aquí: 

>> Enciclopedia A - Z  >> B - Bozal 

B - Bozal

Cómo acostumbar el perro al bozal


Si usted ha leido el contenido de mi página, quizá se extrañará que yo escribo sobre el tema cómo acostumbrar un perro al bozal. Por supuesto no soy amiga del uso de un bozal, pero hay situaciones en las cuales es necesario poner un bozal, y por esto su perro debería sentirse lo más cómodo posible.

Si sea por previsión, por seguridad en terapias de comportamiento o durante una visita al veterinario, un bozal puede ser muy útil en ciertas situaciones.

En la selección del bozal debe tener en cuenta que la boca cabe bien. A mi no me gustan los bozales de nilón porque no impiden por completo que el perro pueda morder y además no puede jadear ni comer bien. Más bien sirve un bozal del plástico (que parecen a una cesta). Este tipo de bozal es fácil de limpiar y más seguro.

Para que su perro acepte el bozal y no intentará quitarselo a menudo, debe asociar el bozal con experiencias agradables. Esta en nuestros manos de introducir el bozal tan positivamente como podamos. Y esto funciona con comida y con tiempo y paciencia por nuetra parte.

Al principio debe untar generosamente paté de higado en la parte final del bozal dónde luego se encuentrará la boca del perro. Usted debe sentarse tranquilamente al lado de su perro, ofrecerle el bozal con el buen olor para que mete su hocico hacía dentro para poder llegar al paté sabroso. Sucesivamente puede repetir algunas veces este proceso, pero todavía sin cerrar el bozal o apretarlo de alguna forma. Lo óptimo sería llevar a cabo este ejercicio diariamente durante unos días antes de ir al paso siguiente.

Algunos días después sigue empezando las seciones con los pasos antes mencionados y también puede comenzar a mover la correa de sujeción y ponerlo suavemente detrás de las orejas o cerrarla totalmente con ligereza. Tan pronto como todo el paté está lamida, debe abrir la correa.

El próximo paso sería - como en todos los ejercicios antes mencionados – poner paté de higado en el bozal y desde ahora cerrar el bozal sin abrirlo en seguida o tan pronto como se ha comido el paté. A partir de aquí, usted puede alargar el tiempo que el perro tiene el bozal puesto para unos segundos más. También puede meter algunos trocitos de salchicha o pequeños trozitos de queso por la reja del bozal para ayudar a su perro de soportar el tiempo incrementado.



El tiempo de cada paso de habituación puede variar según perro, pero siempre hay que tener en cuenta que cada perro es diferente y el tiempo puede variar. Si usted está notando que su perro se pone nervioso y intenta quitarse el bozal con las patas o frota la cabeza en el suelo, debe retroceder un pasito atrás.

Por favor, tenga paciencia y dé a su perro el tiempo para poder hacer progresos.

También debe repetir este proceso varias veces del día y incrementar diariamente unos pocos segundos, cargándo el bozal por las rejas con recompensas, siempre tardando un poco más hasta que pone el próximo trocito.

Después de aprox. 2 – 3 semanas su perro debe estar acostumbrado a llevar el bozal.

Por favor, no deje a su perro mucho tiempo con el bozal puesto y tampoco debe alimentarle directamente antes de colocar el bozal, dado que después de la alimentación existe siempre el peligro de vómitos.




Copyright© 2009-2014 escuela-canina.es. Todos los derechos reservados.